El coronavirus: 9 claves para mantener nuestra salud mental

Una oportunidad para ver el mundo con nuevos ojos

Esther Krohner and Karin Schlanger

Estamos escribiendo ésto con la perspectiva que nos brinda haber trabajado con la pandemia en China desde hace unos meses. Les llegó a ellos primero y en este minuto se recuperan lentamente. La gente allí luchó con conflictos, aislamiento y ansiedad. Más allá de fronteras políticas, que el virus no reconoce, somos todos humanos y ahora nosotros nos encontramos haciendo frente a las mismas incógnitas. La pandemia del coronavirus está fuera de nuestro alcance pero podemos intentar controlar nuestra respuesta frente a lo desconocido. Con esta intención queremos compartir algunas ideas. Éstas están basadas en gran parte en las preguntas que nos imaginamos tendrán algunos de ustedes. Hace un par de meses que ayudamos al profesorado de una Universidad en Shanghai a manejar la crisis y sus secuelas desde el punto de vista de Terapia Breve de Resolución de Problemas. Allí, vimos a la gente con fortaleza y pudiendo elegir pequeñas cosas en el mundo de todos los días para aliviarnos la carga y desde nosotros a otros miembros de la familia. También sabemos  que hay consecuencias económicas y sociales serias, pero no somos expertas en ellas por lo tanto no ofreceremos comentario.

Teniendo en cuenta lo que reportan otros países, podemos decir con un cierto grado de acierto que las personas más afectadas por el virus serán las personas ancianas y aquellas que tienen los pulmones u organismos más dañados. El peligro más grande para nuestra comunidad es que los hospitales no darán abasto a tratar los síntomas que emergen en toda la gente al mismo tiempo. Por lo tanto: sí, a lavarse mucho y bien las manos, traten de mantener distancia con los otros humanos y ¡minimicen el contacto con los abuelos!

Cuando surjen situaciones difíciles como consecuencia de que la vida de todos los días es diferente, traten de resolver los conflictos de a uno. ¡Piensen bien las cosas! Mantengan algún nivel de flexibilidad y traten de enfocarse en lo que tienen delante suyo—aquí y ahora. Por supuesto habrá desafíos y agitación durante estos tiempos, es especial si la información que llega no es clara. Desde ahí, esperamos que algunas de nuestras sugerencias sean útiles.

1. El poder de las pequeñas acciones para lidiar con el pánico.

Cuídense, manejando el pánico. Reconózcalo. Tiene sentido estar alarmado pero tómese el tiempo de pensar más lentamente que de costumbre, sea descriptivo de qué le está molestando y trate de encontrar una pequeña acción para lidiar con ello. Elija un punto de vista que lo ayude a ser más constructivo. Este punto de vista será logrado más eficazmente si decide tomar una pequeña acción, aún si es algo como tomar alguna nota—encuentre algo que sea fácil y factible. Si lo que necesita es quejarse, encuentre a alguien que le permita quejarse.

2. Piensa antes de actuar, mantengase informado

Si bien podemos entrar en pánico y ver cosas que queremos cambiar mientras estamos en cuarentena, tómese el tiempo de pensarlo bien, organice, vea cosas desde diferentes puntos de vista. Siempre vale la pena mantener la cabeza enchufada. El pánico es, por definición, el momento en el que la tripa toma control. En una situación de pandemia, la tripa necesita estar informada en la medida de lo posible, por la cabeza.

3. Enfócate en tus relaciones sociales y evita decisiones dramáticas

Trate de ver el contexto de qué está ocurriendo y qué le molesta. Sea paciente consigo mismo y con otros. Estos suena raro pero es momento de jugar más con sus hijos y reflexionar. Cuando, inevitablemente se pelee o esté en desacuerdo con alguien, encuentre formas de recuperarse, reconozca al otro.

4. Crea rutinas para lidiar con el aislamiento en familia

Si están clavados en casa con los niños y otros parientes, trate de crear alguna rutina. Aún si parece artificial, trate de crear patrones predecibles que creen ritmos para cambiar de cuartos, salir a pasear, preparer comidas, jugar o hasta hacer ejercicio. La gente responde bien al tiempo estructurado, especialmente en tiempos difíciles.

5. Cuando hay incertidubre… ¡Escuche!

Somos conscientes que estamos sugiriendo cosas concretas, esperamos no desde un lugar de enseñanza porque el escuchar es una herramienta muy útil. Trate en la medida de lo posible de no enseñar y sermonear a sus hijos, a su pareja—todo el mundo está demasiado estresado. Aprenda a escuchar, trate de obtener descripciones (qué, cuándo, cómo, con quien) de qué le está molestando a la gente y contruya un contexto para que las emociones fuertes puedan ser manejadas. Una mejor manera de resolver conflictos es escuchar el argumento de la otra persona con curiosidad, por ejemplo. Mientras está en modo curioso acerca de qué se está diciendo, será más difícil enojarse o ser irrespetuoso. ¡Inténtelo! Esto funciona sobre todo en conflictos con hijos más grandes.

6. Solidaridad y empatía

Estamos unidos en esta situación. Encuentre alguna manera de responder al conflicto de manera constructiva. Si bien todos reaccionamos de maneras diferentes, tal vez encuentre una manera diferente de reaccionar en esta situación estresante. Acaparar el papel higiénico y el desinfectante de manos no es la respuesta. Piense en su vecino y comparta los recursos.

7. Evitar el conflicto con nuestros hijos

Si sus hijos tienen clases en línea, trate de darles su espacio y si los encuentra jugando video juegos en vez, trate de jugar con ellos en lugar de pelearse acerca del juego. La pelea va a escalar y dejar un mal gusto en el paladar de todo el mundo.

8. Sea descriptivo, explíquese

Trate de bajar las revoluciones, sea descriptivo. Claro que verá las cosas que hay que cambiar—hágalo en dosis pequeñas. El mundo está confrontando desafíos grandes pero no podemos hacer frente a estos grandes desafíos en estado de pánico. Sea descriptivo: ¿esto realmente necesita cambiar ahora? Intente que este sea un tiempo para estar con familia y amigos, encuentre nuevos pasatiempos y acepte lo que está ocurriendo. Seguramente hay cosas por la cuales puede estar agradecido.

9. Evita las pantallas, incluso en casa, hay un mundo que explorar

Enfóquese en las cosas que sí puede hacer: estar al aire libre, ir al parque con los hijos. Probablemente estará más tiempo en casa (trabajando o no): trate de ser eficiente y utilize el resto del tiempo de manera constructiva con sus seres queridos. Habrán menos cosas que mirar en la tele pero puede salir a jugar deportes, armar un rompecabezas o jugar juegos de mesa, todo lo cual anima a la interacción.


Karin Schlanger, MFT
Directora del Brief Therapy Center

Karin Schlanger ha sido directora del Brief Therapy Center desde 2008. Desde entonces, ha abierto tres sucursales asociadas en América Latina, incluyendo México, Chile y Paraguay. Ha trabajado como psicóloga, supervisora ​​en el Modelo de terapia breve y profesora en varias universidades a nivel internacional. Karin también es autora de un libro que ha sido traducido a 5 idiomas, y la autora de muchos artículos y capítulos de muchos libros a lo largo de los años.

No items found.